¿Cómo sacar una llave partida de una cerradura?

No hay que ser adivino para saber que, si consultas este artículo es porque, sea por la razón que sea, se te ha roto la llave, quedándose dentro de la cerradura. Lógicamente, es complicado sacarla, y estás buscando cómo hacerlo navegando en la red.

 

Bien sea al abrir o cerrar la puerta, al introducir la llave y manipularla puede quedarse adentro parte de ésta, pero no todo está perdido. Aunque parezca un problema sin solución, en este artículo veremos cómo poder sacar la parte rota y seguir teniendo una cerradura funcional.

 

Por un lado, hemos de saber que las cerraduras y llaves que tienen tiempo son las más proclives a este problema. Si ya estás ante un hecho consumado, no te desesperes, te daremos algunos buenos consejos para salir airoso de tan complicado trance.

 

Cómo sacar la llave partida si la puerta está cerrada

 

Cuando se queda parte de la llave dentro de la cerradura estando la puerta cerrada, casi seguro que no podremos abrir la puerta. En estos casos, probemos estas soluciones:

 

La primera opción es una solución casera que consiste en poner aceite en la cerradura y, ayudándote de unas pinzas de depilar, intentar extraerla. Eso sí, es una solución pensada para trozos de llave visibles, pues de otro modo no sabemos qué estamos haciendo y actuamos a ciegas. Sea como fuere, probablemente lleve su tiempo. No hay que perder la paciencia.

 

Si esta solución nos falla, cuando el trozo no está muy atascado nos puede servir colocar cerca un potente imán. Y, de no poder sacarla, solicitar los servicios de un profesional muy probablemente será la mejor opción.

 

Es aconsejable llamar a un cerrajero 24h Leganes de confianza para que actúe con profesionalidad y lo solucione en unos pocos minutos, al tiempo que nos cobre de forma justa, evitando las facturas exageradas, tan habituales en estos casos.

 

   Sacar la llave partida cuando la puerta está abierta

 

Si la puerta está abierta cuando se nos queda la llave partida adentro, estamos de suerte. Dentro del problema, será mejor que si la puerta está cerrada, ya que es más fácil sacarla sin tener que llamar a un cerrajero.

 

Proceder es tan sencillo como desmontar al bombín, aunque esto no siempre es un fácil, si no tienes experiencia. En estas situaciones, un videotutorial de los muchos que encontramos en la red nos servirá de guía.

 

En caso de encontrar especiales problemas para sacar el bombillo, podemos probar a meter el trozo de llave que quedó afuera, de tal modo que será posible girar el bombillo lo suficiente como para que salga.

 

Una vez tenemos el bombillo afuera, separado de la cerradura, lubriquemos con aceite u otro lubricante con el fin de que el trozo de llave salga. Igualemente, por el otro lado introduciremos una aguja de coser de buen tamaño o un clip abierto, por ejemplo, así como cualquier otro objeto que quepa por el hueco.

 

El objetivo es empujar la llave, procediendo con cuidado para evitar que se atasque. Una técnica efectiva, pero no siempre, por lo que si no nos sale bien, pasaremos a martillear el bombín por la parte de arriba, dando golpes secos.

 

Los remedios mencionados suelen dar resultado, pero hay casos difíciles que no ceden, en cuyo caso puede ser una buena idea renovar el bombín aprovechando que lo tienes quitado.

 

Si cambiamos el bombín evitamos tener que llamar a un cerrajero, una idea interesante si queremos renovarlo y ahorrar un dinero. Por último, no olvidemos que hay seguros de hogar que cubren este tipo de problemas. Sería una pena no aprovechar esta cobertura, con lo que la solución inteligente sería pedir al seguro que nos envíe un cerrajero urgente para dar por finiquitado el problema.